Compartir en:

    21/03/2018
    ARAGÓN - Iberdrola colabora con la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos en un estudio sobre los efectos del cambio climático en estas aves de montaña

    • El director de la Fundación Iberdrola España, Ramón Castresana; el director de la FCQ, Gerardo Báguena; y el jefe del Servicio de Biodiversidad del Gobierno de Aragón, Manuel Alcántara, han visitado el centro de cría del Quebrantahuesos en Zaragoza
    • El proyecto evaluará si el aumento en la temperatura media, vinculado al cambio climático, incrementa la presencia en zonas de montaña de insectos procedentes de áreas más cálidas y que pueden ser vectores de enfermedades víricas que afectan a estas aves

    La Fundación Iberdrola España y la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) han firmado un acuerdo de colaboración para desarrollar un proyecto de conservación cuyo principal objetivo es evaluar y conocer la relación que tiene el cambio climático en algunos aspectos clínicos inéditos, hasta el momento, para el quebrantahuesos y otras aves alpinas.

    Durante una visita a las instalaciones del Centro de Cría del Quebrantahuesos en Zaragoza, el director de la Fundación Iberdrola España, Ramón Castresana; el director de la FCQ, Gerardo Báguena; y el jefe del Servicio de Biodiversidad del Gobierno de Aragón, Manuel Alcántara, han realizado un seguimiento de los trabajos. A esta colaboración que tendrá una duración de dos años, Iberdrola destinará alrededor de 135.000 euros.

    El Quebrantahuesos.

    En el marco de este acuerdo, una de las iniciativas más innovadoras que se van a llevar a cabo es el desarrollo del Estudio de los efectos del Cambio Climático sobre la prevalencia y morbilidad de enfermedades transmitidas por agentes biológicos en la población de quebrantahuesos del Pirineo central.

    Este trabajo, que estará supervisado por un equipo de veterinarios y biólogos, evaluará si el aumento de la temperatura media, vinculado al cambio climático, está provocando la aparición, en zonas de montaña, de insectos procedentes de áreas más cálidas y que son vectores de enfermedades víricas para los que los quebrantahuesos y otras aves alpinas no tienen defensas. Los virus que se examinarán son el West Nile y el transmitido por el Plasmodium, causante de la malaria aviar.

    El estudio constará de tres tipos de análisis: el primero, que se centrará en la presencia de Plasmodium y West Nile en mosquitos capturados en las cercanías del nido en diferentes territorios a distintas cotas de altitud. Posteriormente, se realizará un estudio serológico y molecular del contacto y prevalencia del virus West Nile y presencia en sangre de Plasmodium en pollos y subadultos de la población aragonesa de quebrantahuesos. Por último, se utilizarán cajas nido de paseriformes alpinas para detectar la presencia de estos virus en las aves.

    Estos exámenes, cuyos resultados permitirán extraer una valiosa información sobre el futuro de esta especie a corto y medio plazo, se realizarán varias veces a lo largo del año en hasta diez territorios poblados por quebrantahuesos en el Pirineo aragonés.

    La Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos es una entidad fundada en 1995, declarada de interés general y que se dedica a promover y desarrollar proyectos de ámbito nacional de conservación, investigación y desarrollo rural en los hábitats de montaña en los que vive el quebrantahuesos.

    Por su parte, la Fundación Iberdrola España está comprometida con la protección del medio ambiente. Así, el compromiso con la biodiversidad se extiende a importantes acciones que se rigen por las líneas de actuación marcadas en el Plan Director como el apoyo a programas de conservación de especies amenazadas y la restauración de hábitats protegidos.

    TAGS:  
    • Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos,
    • Iberdrola,
    • medio ambiente,
    • naturaleza,
    • compromiso medioambiental,
    • conservación de la fauna,
    • cambio climático,
    • Fundación Iberdrola España

    Compartir en: