Compartir en:

    09/03/2022
    EXTREMADURA - Las nuevas fotovoltaicas que Iberdrola construirá en Cáceres darán energía limpia a cien mil hogares

    • Las plantas fotovoltaicas de Tagus I - IV tendrán 200 MW en total y evitarán verter 43.250 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera
    • Las Declaraciones de Impacto Ambiental son favorables

    Situados en Alcántara (Cáceres) el conjunto de plantas fotovoltaicas Tagus I, II, III y IV sumarán un total de 200 megavatios (MW) a la red, 313.650 MWh/año que evitarán arrojar a la atmósfera 43.250 toneladas de dióxido de carbono. Esta producción abastecerá de energía limpia a unos 100.000 hogares. Los cuatros proyectos han recibido ya la Declaración de Impacto Ambiental favorable y empezarán su construcción en breve, cuando se obtengan el resto de los permisos autonómicos y municipales necesarios.

    Estas plantas cuentan con una Declaración de Interés municipal de impulso, apoyo y gestión del Ayuntamiento de Alcántara

    Contarán con más de 300.000 paneles y 48 inversores y se conectarán a la subestación JM Oriol de 400 kV, propiedad de Red Eléctrica de España.

    Con una inversión de unos 120 millones de euros, la puesta en marcha de estos cuatro proyectos fotovoltaicos tendrá un efecto dinamizador del tejido industrial y el empleo local, con la implicación de más de 600 profesionales de localidades cercanas en los momentos de punta de la construcción.

    Iberdrola ha convertido a Extremadura en el centro de su estrategia renovable en España, donde desarrollará más de 2.600 MW fotovoltaicos a 2023, con una inversión de 2.000 millones de euros, contando a su vez con las empresas extremeñas para sus próximos proyectos tanto en este territorio como en el resto de España, como es el caso del fabricante de transformadores Faramax, en Malpartida de Plasencia, o Imedexa, en Cásar de Cáceres, fabricante de los apoyos de las Líneas de Alta Tensión de muchas de nuestras instalaciones

    Tras la puesta en marcha ya de más de 1.100 MW, entre los que destacan la planta fotovoltaica más grande de Europa, Núñez de Balboa de 500 MW y la primera fotovoltaica en España con batería, Campo Arañuelo III de 43 MW, Iberdrola afronta la construcción actualmente de otros casi 800 MW. Entre los proyectos destacan la planta fotovoltaica Francisco Pizarro (590 MW), el mayor proyecto solar de Europa que dotará de energía limpia a más 340.000 personas al año.

    Protección de la naturaleza

    Desde Iberdrola continúa el compromiso con la biodiversidad desarrollando numerosas iniciativas que potencian la convivencia de nuestras plantas de generación renovable con la agricultura, la ganadería o la horticultura. Como ejemplo, la planta de Núñez de Balboa cuenta con un plan de integración en el medio ambiente que permite el uso de los terrenos como pasto para la ganadería ovina - más de 1.200 ovejas pastan en sus terrenos. Un espacio en el que conviven naturaleza, ganado, pastores y fotovoltaica.

    La planta cuenta con un plan de integración en el medio ambiente que permite el uso de los terrenos como pasto para la ganadería ovina. Un espacio en el que conviven naturaleza, ganado, pastores y fotovoltaica.

    20 años invirtiendo en energías renovables

    El grupo Iberdrola empezó a apostar por las energías renovables hace más de dos décadas, como un pilar fundamental sobre el que construir su modelo de negocio limpio, fiable e inteligente. Desde entonces, la compañía ha invertido más de 120.000 millones de euros en esta área, lo que la ha convertido en líder mundial en renovables y le ha permitido anticiparse a la actual transición energética, una línea de negocio emprendida por Ignacio S. Galán desde que llegó a la presidencia de la compañía.

    Fueron muchos los alcaldes de España que apostaron por energías renovables en sus localidades. Desde hace años, la llegada de este tipo de instalaciones era consideradas una auténtica oportunidad por la generación de empleo, motor económico y por los tributos que se pagan en las arcas municipales.

    El sol y el viento se convirtieron en auténticos aliados de la generación energética en España, y los pueblos jugaron un papel clave. Hoy en día son muchos los empleos generados en esos entornos pioneros y consideran a las instalaciones parte de su patrimonio y un recurso indispensable para los vecinos que han visto mejorar sus pueblos y su entorno, conviviendo con la naturaleza y la biodiversidad.

    Compartir en: