Compartir en:

    29/03/2022
    CASTILLA Y LEÓN - i-DE reúne a 500 empleados en Castilla y León con el foco en la seguridad y el medioambiente

    • Los pilares del negocio de Redes en España son además el cliente, la eficiencia y el crecimiento, basados en la innovación y, especialmente, en las personas
    • El director de i-DE en Castilla y León, Óscar Villanueva, ha presidido estas jornadas junto a los jefes del Negocio de Red en Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Soria, Valladolid y Zamora

    i-DE, la compañía de distribución de electricidad de Iberdrola, ha celebrado la XV edición de su encuentro del negocio de Redes, en la que ha reunido a cerca de 500 empleados en Castilla y León, bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria.

    Esta edición que ha tenido como lema "Actio, luego existo", además de ser una oportunidad para hacer balance de la actividad desarrollada en 2021, ha servido para presentar los retos de la distribuidora de Iberdrola para este año, prestando especial atención a la prevención.

    El director de i-DE en Castilla y León, Óscar Villanueva, ha presidido estas jornadas junto a los jefes del negocio de Red en las provincias de Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Soria, Valladolid y Zamora, que han presentado el proyecto Actio que pretende reforzar la seguridad de las personas - especialmente orientado al control de los trabajos de los contratistas de la compañía - para minimizar el riesgo eléctrico y garantizar la protección, así como el cuidado del medioambiente.

    Los pilares del negocio de Redes en España -han explicado- son la seguridad y el medioambiente, el cliente, la eficiencia y el crecimiento, basados en la innovación y, especialmente, en las personas. "i-DE tiene un importante reto por delante para cumplir el Plan que ha definido hasta 2025", ha subrayado el director de i-DE en Castilla y León.

    Además, han abordado la necesidad de dar un paso más en la digitalización e innovación de las redes eléctricas en España para acelerar el proceso de la transición energética con el impulso de las infraestructuras eléctricas.

    "Tenemos que avanzar en la digitalización de las redes eléctricas, el sistema nervioso de la descarbonización, para adaptarlas a las necesidades del vehículo eléctrico y mejorar la integración de las energías renovables", ha reseñado Óscar Villanueva.

    Una red eléctrica robusta, flexible y digitalizada

    La transformación de las redes en una infraestructura robusta, flexible e inteligente permite dar respuesta a los retos de la electrificación del sistema eléctrico, con una mayor integración de renovables, el desarrollo de la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes y el consumo descentralizado (autoconsumo) y un consumidor con mayor capacidad de decisión y conectividad.

    En Castilla y León, i-DE gestiona más de 43.707 km de líneas de baja y media tensión y más de 6.410 km de líneas de alta y muy alta tensión. Asimismo, cuenta con 15.658 centros de transformación en servicio y 246 subestaciones primarias y secundarias. La compañía mantiene en la región un nivel de calidad de servicio por encima de la media nacional, con el mejor valor a cierre de año de la historia.

    En los últimos años, i-DE ha acometido un ambicioso plan de digitalización de sus redes eléctricas que, en Castilla y León, ha convertido sus más de 1,5 millones de contadores y la infraestructura que lo soporta en inteligentes, incorporando capacidades de telegestión, supervisión y automatización.

    En Castilla y León, la compañía seguirá promoviendo sus infraestructuras de redes eléctricas, claves para garantizar la transición hacia una economía sin carbono. A través de su distribuidora i-DE, prevé incrementar un 28% la inversión, hasta los 337 millones de euros entre 2022 y 2024 y estima que estas inversiones en redes podrían generar hasta 3.300 empleos en la región, según estimaciones del PNIEC.

    Compartir en: