BATERÍAS DE ALMACENAMIENTO EN ESPAÑA

Las baterías de almacenamiento en España, el camino para impulsar una economía más verde y sostenible

La energía eléctrica es un recurso de fácil generación, transporte y transformación, pero su almacenamiento resulta un desafío constante en el actual panorama energético. Con tal de flexibilizar la producción de energía renovable y garantizar su integración en el sistema, nacen las soluciones de almacenamiento. Así se evitan los desperdicios de energía en momentos de baja demanda. Entre los diferentes sistemas de almacenamiento, destacan las baterías. 

Baterías de almacenamiento

Baterías de almacenamiento de la planta fotovoltaica Arañuelo III. 

Los Battery Energy Storage Systems (BESS), en español Sistemas de Almacenamiento de Energía con Baterías (SAEB), son una de las soluciones más recientes de almacenamiento de energía para su uso posterior. Las baterías cuentan con un mecanismo que permite que la energía fluya en ambas direcciones para cargar y descargar las baterías. Así, la batería se carga en momentos en los que hay exceso de producción y suministra energía en las horas del día de mayor demanda, permitiendo gestionar los excedentes energéticos.

Este tipo de tecnología presenta una gran variedad de tipos, cada uno con sus propias características distintivas. Entre sus beneficios, destacan la capacidad de respaldo en periodos de demanda energética, la regulación de la frecuencia de red en milisegundo y la optimización de la integración de las renovables en el sistema. Su rapidez de respuesta, la facilidad de instalación y la escalabilidad las convierten en soluciones energéticas eficientes.

 

Tipos de baterías en el sector energético español

Desde las modernas baterías de ion de litio hasta las de iones de sodio, en Iberdrola España ponemos en marcha iniciativas de diferentes dimensiones para satisfacer las necesidades energéticas en proyectos en España.

Baterías de Ion-Litio

En la búsqueda de soluciones para el almacenamiento de la energía generada por fuentes renovables, las baterías de ion litio son las soluciones más extendidas en la actualidad dada su relación entre prestaciones, madurez tecnológica y coste. Estos sistemas pueden usarse de forma independiente (stand-alone) o junto con fuentes renovables de energía, como la solar o la eólica.

Las baterías de ion litio son recargables y emplean compuestos de litio como uno de sus electrodos. Fueron desarrolladas por Akira Yoshino en 1985, basándose en investigaciones previas de John Goodenough y otros expertos. Seis años más tarde, Sony lanzó la primera versión comercial. Con el paso del tiempo, se introdujeron mejoras, como el uso de cátodos de óxido níquel, manganeso y cobalto (NMC), que aumentaron la densidad de carga, el rendimiento y la seguridad.

Gracias al alto potencial electroquímico del litio, uno de los elementos más pequeños de la tabla periódica, estas baterías son capaces de almacenar más energía en menos espacio que las demás. Además de ser ligeras y eficientes, su coste se ha rebajado en un 85% desde 2010 y se espera que continúe bajando durante la próxima década.

Baterías de iones de sodio

Con la voluntad de explorar otras materias primas alternativas al uso del litio para la fabricación de recursos que permitan el almacenamiento de energía, surgen las baterías de iones de sodio. Estas se erigen como una opción óptima por la relativa abundancia de este mineral y su bajo coste.

Las baterías de iones de sodio usan iones de sodio (Na +) en lugar de iones de litio (Li +). El sodio, abundante en la naturaleza, es un metal alcalino presente en la sal marina y la corteza terrestre. Aunque han sido estudiadas desde la década de 1980, su potencial para el almacenamiento de energía se redescubrió en el siglo XXI.

Según BloombergNEF, se espera que las baterías de iones de sodio representen el 23 % del mercado de almacenamiento estacionario en 2030, superando los 50 GWh, con el potencial de crecer aún más mediante avances tecnológicos y una fabricación eficiente.

Innovación y futuro de las baterías en Iberdrola

Los BESS son una solución innovadora para el almacenamiento de energía renovable, que se está volviendo cada vez más importante a medida que aumenta la demanda de energía limpia. Permiten mejorar la calidad del suministro, garantizar la estabilidad de la red e integrar la energía renovable.

En Iberdrola España, combinamos el uso de baterías con proyectos de energía renovables eólicos y fotovoltaicos (hibridaciones). Ejemplo de ello son las instalaciones situadas en la fotovoltaica de Arañuelo o el parque eólico de Urkilla.

Proyectos de innovación en almacenamiento energético

En Iberdrola España, tenemos un compromiso claro con el desarrollo de proyectos innovadores en el almacenamiento energético. De esta forma, logramos maximizar el uso de energía y seguir promoviendo una integración eficiente de las energías renovables en la red eléctrica. A continuación, destacamos los proyectos innovadores en almacenamiento energético desarrollados por la compañía.

Campo Arañuelo III

Iberdrola España ha puesto en marcha en la planta fotovoltaica de Arañuelo III, con 40 MW de potencia instalada, el primer proyecto fotovoltaico de España que incorpora una batería de almacenamiento de energía. El proyecto incorpora una batería de 3 MW y 9 MWh de capacidad de almacenamiento.

Abadiño

En enero de 2022, se puso en marcha la instalación de la primera batería de almacenamiento eólico de Bizkaia. Concretamente, en la subestación de Abadiño, donde evacúa el parque eólico de Oiz, de 6 MW. La batería dispone de una capacidad de almacenamiento de 3,5 MWh.

Urkilla

El parque Elgea-Urkilla, situado en Araba (País Vasco), cuenta con el primer sistema de almacenamiento con baterías en un parque eólico en España. Este tipo de almacenamiento recoge la energía producida por el viento y cuenta con una potencia instalada de 5MW y 5 MWh de capacidad de almacenamiento.

Planta de hidrógeno verde en Puertollano

El proyecto de Puertollano (Ciudad Real) es la primera y más grande planta de hidrógeno verde en Europa en la actualidad. Está integrada por una planta solar fotovoltaica de 100 MW, un sistema de baterías de ion-litio con una capacidad de almacenamiento de 20 MWh y uno de los mayores sistemas de producción de hidrógeno mediante electrólisis del mundo (20 MW).

Instalaciones respaldadas por PERTE

En Iberdrola España, hemos recibido ayudas, gracias a los PERTE, para la instalación de baterías de 25 MW de potencia en 6 proyectos a lo largo del territorio español: Revilla Vallejera (Burgos), Almaraz (Cáceres), Almaraz II (Cáceres), Olmedilla (Cuenca), Romeral (Cuenca) y Andévalo (Huelva).

Tendencias emergentes en España y su impacto

De acuerdo con un estudio reciente de BloombergNEF (BNEF), se espera una disminución significativa en los costos de las baterías de ion litio en los próximos años, superando incluso la reducción del 85% experimentada entre 2010 y 2018. En este sentido, BNEF proyecta una reducción del 50% en los costes por kW/h para 2030, impulsada por la creciente demanda en dos mercados clave: el almacenamiento estacionario y los vehículos eléctricos.

Este pronóstico anticipa un aumento exponencial en las instalaciones de almacenamiento de energía a nivel mundial, pasando de modestos 9GW/17GWh en 2018 a 1.095GW/2.850GWh para 2040, lo que requerirá una inversión aproximada de 662.000 millones de dólares.

Según BNEF, la demanda total de baterías para los sectores de almacenamiento estacionario y transporte eléctrico alcanzará los 4.584 GWh para 2040. Este aumento no solo impulsa la transición energética, sino que también crea una oportunidad significativa para fabricantes de baterías y empresas involucradas en la extracción de componentes clave, como litio, cobalto y níquel.

‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎