LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA EN ESPAÑA

El papel clave de la transición energética en España para afrontar los retos del cambio climático

El cambio climático es uno de los desafíos más importantes a los que debe enfrentarse la humanidad en el siglo XXI, y la transición energética tiene un papel clave en la lucha para combatirlo. Basar nuestra economía en fuentes de energía renovables contribuye a reducir las emisiones de gases contaminantes y a proteger a nuestro planeta. La transformación hacia una sociedad descarbonizada es tarea de todos.

Transición Energética

La transición energética, prioridad absoluta de Iberdrola España.

¿Qué es la transición energética?

Se entiende por transición energética el conjunto de cambios en los modelos de producción, distribución y consumo de energía para transformar el sistema energético actual, dependiente de los combustibles fósiles, a un modelo eléctrico basado en energías renovables y limpias. El objetivo último es alcanzar una mayor sostenibilidad.

Esta no es la primera vez que experimentamos una transformación en el consumo energético en la historia: el paso de la madera al carbón como medio de producción de energía en el siglo XIX y del carbón al petróleo en el siglo XX, por ejemplo, supusieron también una transformación en este sentido. Sin embargo, lo que caracteriza la transición actual es que responde a la necesidad de proteger nuestro planeta de uno de los desafíos más importantes a los que se ha enfrentado hasta el momento: el cambio climático.

La transición energética nos permite cambiar el modelo energético actual basado en el uso de combustibles fósiles (carbón, gas y petróleo), cuya combustión genera grandes cantidades de gases de efecto invernadero, principalmente de dióxido de carbono, que se acumulan en la atmósfera y retienen calor, contribuyendo a un aumento de la temperatura global del planeta. Así, la transición energética reducirá los gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global al retener parte de la radiación térmica terrestre. En definitiva, se trata de una transformación que nos incumbe de manera general: necesitamos energía en nuestro día a día, y con una energía sin emisiones, todos protegemos el planeta.

mario ruiz-tagle

“España tiene hoy un liderazgo en transformación energética y energías renovables reconocido en España y en el mundo.”

Mario Ruiz-Tagle

CEO de Iberdrola España

El Grupo Iberdrola, del cual Iberdrola España forma parte, se comprometió a abanderar esta transición hace ya más de 20 años: en la actualidad, ya somos líderes mundiales en energías renovables. En 2022, revisamos al alza nuestros objetivos de descarbonización, comprometiéndonos a alcanzar las cero emisiones netas antes de 2040, y presentamos nuestro plan de acción climática en la cumbre de Nueva York de Naciones Unidas a finales de 2023. Además, el Grupo Iberdrola ha fijado unas inversiones de 47.000 millones de euros durante el periodo 2023-2025 para impulsar la transición energética.

Ventajas de la transición energética

La transición energética no solo nos ayuda a combatir el cambio climático y nos aporta beneficios ambientales, sino que también nos ofrece oportunidades económicas y sociales. A continuación, detallamos algunas de las ventajas más importantes de la transición energética:

  • Reducción del efecto invernadero: Las renovables no emiten gases de efecto invernadero en los procesos de generación de energía y, por lo tanto, son nuestra principal herramienta para combatir el cambio climático.

  • Menos dependencia de importaciones y diversificación: La dependencia de combustibles fósiles importados, además de suponer un coste puede conllevar riesgos asociados a fluctuaciones de precios y problemas con la cadena de suministro. Las energías renovables autóctonas, como la solar y eólica, permiten a los países ricos en estas fuentes de energía, como España, depender menos de las importaciones y contar con un suministro de energía más diverso, estable y seguro.

  • Seguridad y sostenibilidad: A diferencia de los combustibles fósiles cuyas reservas son finitas, las fuentes de energía renovable son inagotables, por lo que son fuentes de energía más seguras y sostenibles a largo plazo

  • Energía limpia: Los combustibles fósiles pueden liberar otros contaminantes que afectan la calidad del aire y del agua. Las energías renovables son prácticamente libres de emisiones contaminantes en el entorno.

  • Mejora de la salud y el bienestar de las personas: su expansión contribuye a minimizar los impactos del cambio climático sobre la salud (ej. olas de calor, eventos extremos, etc.), además de contribuir a la reducción de enfermedades asociadas a la contaminación local. 

  • Asequibilidad y accesibilidad: Las renovables son ya las fuentes de energía más baratas en la mayor parte del mundo, permitiendo un modelo energético más competitivo e inclusivo para todos.

  • Desarrollo económico: La transición energética es un catalizador para la creación de empleo y la reindustrialización, fomentando la creación de nuevas líneas de negocio e industrias de futuro, contribuyendo al fortalecimiento del tejido industrial y a la creación de nuevos puestos de trabajo vinculados a la economía verde.

  • Innovación tecnológica: La transición energética impulsa la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías que nos permitan alcanzarla.

  • Cumplimiento de acuerdos internacionales: La transición a un sistema energético basado en renovables es el pilar esencial para que España cumpla con sus compromisos internacionales bajo el Acuerdo de París.

  • Preservación de la biodiversidad y los recursos naturales: La instalación de proyectos renovables es compatible con la preservación de la biodiversidad y los recursos naturales.


 

La transición energética en España

En octubre de 2023, la España peninsular produjo por primera vez más electricidad de fuentes renovables que la suma del gas, el carbón y la nuclear en un año, desde octubre de 2022. España se convirtió así en el primero de los grandes países europeos en obtener más de la mitad de su electricidad de fuentes limpias: solo los países escandinavos, con gran disponibilidad de hidroeléctrica, y Portugal lo habían logrado antes. Esta cifra revela que la transición energética avanza a pasos agigantados en este país rico en fuentes de energía renovables y limpias como la energía solar y la eólica.

Para alcanzar este objetivo, a principios de 2019, se presentó en España el Marco Estratégico de Energía y Clima en línea con los compromisos del Acuerdo de París y las directrices europeas. El documento se desgrana en tres pilares fundamentales:

  • La Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Desde 2021, establece los objetivos cuantificados de gases de efecto invernadero, producción de energías renovables y eficiencia energética para 2030. Entre otras cosas, plantea una reducción del 23% de las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a 1990, una penetración de energías de origen renovable en el consumo de energía final de, al menos, un 42 % y un sistema eléctrico con, al menos, un 74% de generación a partir de energías de origen renovable.

  • El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030. Define las medidas necesarias para alcanzar los objetivos planteados en la ley.

  • Estrategia de Transición Justa. Contempla instrumentos para detectar y brindar oportunidades económicas y laborales para colectivos, sectores, empresas y territorios a los que les pueda afectar más el proceso de descarbonización.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y sus responsabilidades para impulsar la transición energética en España

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD) de España, conocido en su primera etapa como Ministerio de Medio Ambiente, se creó en España en 1996. Sus principales responsabilidades dentro del gobierno son:

  • Proponer y ejecutar la política del Gobierno en materia de lucha contra el cambio climático, prevención de la contaminación, protección del patrimonio natural, de la biodiversidad, de los bosques, del mar, agua y energía para la transición a un modelo productivo y social más ecológico.

  • Elaborar la legislación estatal en materia de aguas y costas, cambio climático, protección de la biodiversidad, medio ambiente, montes, meteorología y climatología.

  • Gestionar el dominio público hidráulico de las cuencas intercomunitarias, del dominio público marítimo-terrestre.

  • Elaborar la legislación estatal en materia de energía, el desarrollo de la política energética nacional, junto con las medidas destinadas a asegurar el abastecimiento energético.

  • Elaborar y desarrollar la estrategia y la política del Gobierno frente al reto demográfico, así como la propuesta y ejecución de la política de lucha contra la despoblación.

En definitiva, su objetivo es, entre otras cosas, facilitar la transición energética en España a través de la gestión y el desarrollo de políticas que contribuyan a hacerla posible.

Cómo las Redes Inteligentes contribuyen a la transición energética en España

La transición energética no se basa solo en la generación de energía limpia y renovable, también hay que garantizar que la energía llega a los clientes. Es en este punto donde entran en juego las redes eléctricas, el sistema circulatorio que permite que la energía se transfiera a donde es necesaria. Para Iberdrola España, las redes eléctricas son la columna vertebral de la integración de la nueva capacidad de las renovables y cumple un papel clave para impulsar la electrificación de la economía en España.

El apoyo de Iberdrola España a Q-Cero, la alianza para la descarbonización de la demanda térmica 

En un contexto global en el que el cambio climático desempeña un papel cada vez más importante en el declive de la biodiversidad, cada vez más actores unen fuerzas para intentar mitigar el uso de los combustibles fósiles e impulsar el de las energías renovables.

En España, la demanda de energía térmica constituye aún el 40% de la demanda final. A pesar de que se están produciendo avances en la descarbonización, el ritmo actual es inferior al necesario para alcanzar los compromisos adquiridos en la lucha contra el cambio climático. 

Con ese motivo, surge Q-Cero, la alianza para la descarbonización de la demanda térmica en España. La iniciativa, abierta a todos los agentes, nace como punto de encuentro y diálogo necesario para acelerar el proceso de descarbonización en España, sobre todo de los demandantes de energía térmica en la industria y la edificación, y reducir las emisiones de carbono. 

Este proyecto cuenta con el apoyo de Iberdrola España y con la participación de más de 40 empresas y entidades.

CÓMO IBERDROLA ESPAÑA APOYA EL DESARROLLO DE ENERGÍAS RENOVABLES E IMPULSA LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA EN EL PAÍS

‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎ ‎